2006-10-03

Premio Nobel de Física 2006: Radiación de fondo de microondas

¿Alguien pensaba que no iba a hablar de esto?

En cuanto me enteré de que ya han anunciado el Premio Nobel de Física de este año pasé por la página web de la fundación nobel y empecé a leer. El premio se lo han dado de manera conjunta a dos americanos, John C. Mather y George F. Smoot, por sus trabajos sobre la radiación de fondo de microondas. Esperaba poder explicar con un poco de detalle por qué es importante su trabajo, pero la verdad es que tiene mucha base a la que todavía no hemos llegado (todo se andará).

La idea es la siguiente: el Universo no ha estado siempre ahí... bueno, en realidad es más complejo, pero digamos que tiene un principio, además un principio muy violento, una gran explosión. Obviamente no había nadie allí para verlo ni para medirlo ni nada, pero las pruebas, entre ellas las de estos dos nuevos premios nobel, dicen que fue así. La cosa es que la explosión dejó una radiación libre en el universo, y es esta radiación la que Mather y Smoot se han pasado años midiendo y estudiando.

El primero en predecir esta radiación fue Gamow (más información es "Historias de la Ciencia" capítulo 91), pero es tan debil, que los intentos de medirla desde Tierra, aunque fuera en globos o en montañas, eran inútiles. Por eso se diseñó el satélite COBE, para poder medir esta radiación. Lo interesante es que si la teoría era correcta, esta radiación, tenía que ajustarse a una gráfica muy bien conocida y muy estudiada; la radiación de cuerpo negro (sobre el cuerpo negro prometo hablar largo y tendido, porque es el paso definitivo a la física moderna). Pues bien, los resultados fueron los siguientes:

Los cuadraditos son las medidas del satélite, con su error experimental y su precisión. La linea representa la función teórica que dió en su día Max Plack. El ajuste es perfecto.

Pero no solo eso, porque hata aquí, el mérito es practicamente de John C. Matter, pero George F. Smoot también tiene lo suyo, porque fue él quien diseñó el "aparato" que no solo medía la radiación, sino que observaba las pequeñas diferencias, con una precisión de hasta 18 μK, y gracias a estas diferencias podemos saber como fueron los primeros momentos del universo, como se distribuyen las galaxias, etc... Aunque hay que decir que la sonda WMAP ha mejorado estos datos de manera notable en los últimos años, pero eso no le quita el mérito al satélite COBE.

Ciertamente, nunca hemos estado más cerca de responder a la pregunta "¿de donde venimos?", aunque todavía quede un largo camino. Para los que todo esto les parezca un rollo, quedan estas imagenes, de como veríamos el cielo nocturno si nuestros ojos fueran sensibles a las microondas de 3ºK ;)



Y para quien quiera saber más, siempre puede pasarse por la página de los Premios Nobel:

Premio Nobel de Física 2006
Información para el público (el pdf que enlaza esta página es muy interesante y muy asequible para quien le interese)
Información avanzada

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlazan a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio