2007-10-17

Navas de Estena: el resumen

Bueno, pues después de unos días de descanso, aquí teneis un pequeño resumen de lo que fué mi último viaje.

Básicamente se puede decir que fue genial, en todos los sentidos, gente nueva, experiencias nuevas, conocimientos nuevos... pero vamos por partes.

El viaje hasta Madrid y luego hasta Navas fué quizá lo peor. Primero porque hasta Madrid son seis horas (6) en autobus, y eso cansa al más pintado. Segundo porque el viaje de Madrid a Navas lo hicimos en un coche que estaba a rebosar. Ahí las que peor lo pasaron fueron las dos personas que iban sentadas detrás (si acaso leen esto, siente haber ocupado la mayor parte del maletero con el telescopio).

Pero luego empezó lo bueno. Para empezar una pequeña excursión micológica, a recoger setas y a aprender de los que saben. Por la noche cena (gracias a la hospitalidad de Jose y de Carlos) y luego a observar. ¿Aprendí algo? Bueno, pues a localizar a ojo el doble de Perseo y la galaxia de Andrómeda, que quieras que no, algo es algo.

Al día siguiente pudimos observar incluso la cromosfera solar con un telescopio preparado con un filtro H-Alfa... vamos, toda una virguería (gracias a Jesus, que no creo que nunca lea esto). Después excursión a una necropolis cercana, comida, siesta y a recoger fósiles.

Y después, otra noche de observación, esta vez con la nebulosa de Orión en todo su esplendor, Júpiter en su sitio, aunque cada vez se pone más pronto, y Marte en el otro extremo del cielo. Pero lo bueno de esta noche es que aprendí que con una sencilla webcam, sin tener que tocarle la electrónica para nada, se pueden conseguir imágenes de la Luna y de los planetas realmente espectaculares (gracias a Juan Carlos, por sacar su portatil para enseñarme como hacerlo y que el resultado merece la pena).

Lamentablemente, las noches tenían demasiada humedad y había mucha condesnación que empañaba todo, así que tuvimos que recoger rápido. Fue breve, pero se aprovechó bien.

¿Conclusiones? Para empezar me voy a comprar un puntero laser verde, porque se ve todo el recorrido de la luz (en condiciones de oscuridad) y su alcance permite señalar estrellas y constelaciones a los demás de manera mucho más fácil que a como acostumbraba yo. Además, si consigo una luz trasera de bicicleta, de esas que van con leds rojos, es ideal para esto de la astronomía. Si algún día de estos compro un portatil, necesito una webcam que poder desmontar para hacer fotografía, y para finalizar, voy a tener que empezar a prescindir del GOTO de mi montura (el sistema de que apunte solo) y empezar a conocer el cielo un poco mejor, así se disfruta mucho más.

En definitiva, toda una experinecia muy recomendable.

Etiquetas:

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlazan a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio